InicioIngeniería Industrial¿Por qué no se congelan los peces en el Mar Ártico?

¿Por qué no se congelan los peces en el Mar Ártico?

Los peces pueden congelarse en el mar Ártico, pero no todos. Algunas especies son más propensas a congelarse que otras, y no todos esos peces son los que viven en el Ártico. La razón por la que algunos peces se congelan y otros no se deben a su genética.

Si una determinada especie de pez tiene una probabilidad especialmente alta de congelarse, tenderá a preferir las aguas más frías (y, por tanto, las zonas más septentrionales del mar Ártico). En cambio, otras especies de peces tienen una menor probabilidad de congelación.

Así, por ejemplo, si hay abundancia de salvelinos en el norte, es más probable que estos peces tengan branquias que otras especies como la trucha o el salmón. Y que  tal la ingieneria industrial en estos temas pensemos…

¿Por qué no se congela el pescado en el Mar Ártico?

El océano Ártico es un espacio acuático no congelado y, como tal, cabría esperar que la mayoría de los peces, incluidos los tropicales y los procedentes de poblaciones de peces de aguas frías, fueran capaces de sobrevivir allí. Sin embargo, no todos los peces son capaces de sobrevivir a las aguas frías del Ártico, y algunas especies nunca se congelan.

La razón por la que algunos peces se congelan y otros no se deben a su genética. Si una determinada especie de pez tiene una probabilidad especialmente alta de congelarse, tenderá a preferir las aguas más frías (y, por tanto, las zonas más septentrionales del mar Ártico).

En cambio, otras especies de peces tienen una menor probabilidad de congelación. Así, por ejemplo, si hay abundancia de salvelinos en el norte, estos peces tienen más probabilidades de tener branquias que otras especies como la trucha o el salmón.

¿Cómo funciona la congelación del pescado en el Mar Ártico?

Cuando la temperatura del aire en el Ártico desciende por debajo del punto de congelación, el agua del mar comienza a congelarse. Así, cuando la temperatura del aire desciende por debajo del punto de congelación en el Ártico, el agua del mar también lo hace.

A esto se le llama «congelación del agua», y va acompañada de un descenso de la presión del agua y, por tanto, de la capacidad de nadar de los peces y otros seres marinos. Hay diferentes especies de peces que pueden congelarse, y las que no pueden es lo que llamamos peces «congelados» en el Mar Ártico.

Entre ellos se encuentran el bacalao polar, la trucha marina del sur, el tímalo ártico, el camarón loral ártico, el pez blanco, el león marino de Steller y muchos más.

Diferentes especies de peces que se congelan en el Mar Ártico

Esto es lo que sabemos sobre las diferentes especies de peces que se congelan en el Mar Ártico. A saber, el bacalao polar (Gadus pacificus), el tímalo ártico (G. marsoides), el pez blanco (Dinoflagelados), el león marino de Steller (Echoya stelleri).

Tambien tenemos el camarón loral del Ártico (Gemma ternimana), el pez toro africano (Copharybdis aethiopica), la platija del Ártico (Paralichthys arcticus), el caballito de mar (Erimobius rubripinnis), el pez blanco del Ártico (O. anarchus), el eperlano del Ártico (Anatina formosana).

Otro grupo el espolón del Ártico (Spirilla arcticus), el macarrón (Dinophantes longirostris), el tiburón de Groenlandia (Galeus graysoni), el pececillo del Ártico (Silphium arcticum) el lucio del Ártico (Eobracon spinarum), el pargo del puerto (Pagotychia rostrata), la pescadilla del Ártico (Merluccius merluccius), el tiburón de Groenlandia (Carcharodon carcharodsonis).

Y finalmente el pez blanco (O. mykiss), el arenque ártico (C. arcticus), el tímalo (M. glacialis), la trucha de lago (A. tuberculatus), la anguila europea (Anguilla eelandensis), el tiburón de Groenlandia (Carcharodon carcharias) y el pez blanco (O. mykiss).

Los efectos del deshielo en la distribución de las especies

A medida que el hielo se derrite y las aguas abiertas se extienden, las especies que viven en el Océano Ártico corren un mayor riesgo de extinción.

Esto se debe principalmente a que las aguas heladas en las que solían vivir han sido sustituidas por aguas abiertas y las especies que viven en estas aguas no tienen otro lugar al que ir que al fondo del océano. Algunas de las especies más amenazadas del Ártico son el chorlito anillado (Ploceus joeae), el fulmar blanco (Fulmarus glacialis), los skúas árticos (Scolopsis scolopsis), el tiburón blanco mitológico (C. alfredi) y el tiburón de Groenlandia (Galeus graysoni).

Posibilidades de congelación para diferentes tipos de peces

En el océano Ártico hay muchos tipos diferentes de peces, incluidos los peces oceánicos, los de agua dulce y los marinos.

Entre los peces oceánicos, los más amenazados son el bacalao polar (Gadus pacificus), el tímalo ártico (G. marsoides), el pez blanco (Dinoflagelados), el león marino de Steller (Echoya stelleri), el camarón loral del Ártico (Gemma ternimana), el pez toro africano (Copharybdis aethiopica), la platija del Ártico (Paralichthys arcticus).

Tambien está el caballito de mar (Erimobius rubripinnis), el pez blanco del Ártico (O. anarchus), el eperlano del Ártico (Anatina formosana), el espolón del Ártico (Spirilla arcticus), el macarrón (Dinophantes longirostris), el tiburón de Groenlandia (Galeus graysoni), el pececillo del Ártico (Silphium arcticum) el lucio del Ártico (Eobracon spinarum), el pargo del puerto (Pagotychia rostrata).

En otro grupo la pescadilla del Ártico (Merluccius merluccius), el tiburón de Groenlandia (Carcharodon carcharodsonis), el pez blanco (O. mykiss), el arenque ártico (C. arcticus), el tímalo (M. glacialis), la trucha de lago (A. tuberculatus), la anguila europea (Anguilla eelandensis), el tiburón de Groenlandia (Carcharodon carcharias) y el pez blanco (O. mykiss).

A medida que disminuye la cantidad de hielo en el océano Ártico, aumenta la cantidad de agua marina expuesta a la atmósfera, lo que significa que los peces del océano Ártico corren un mayor riesgo de verse afectados por los cambios en la temperatura del agua del océano.

A medida que aumenta la superficie de aguas abiertas en el Océano Ártico, también aumenta el riesgo de que los peces de esta zona se extingan, porque no tienen otro lugar al que ir que al fondo del océano.

Por lo tanto, debe considerarse la reducción del nivel de protección concedido a las tortugas marinas en el Ártico, ya que también pueden verse afectadas por los cambios en la temperatura del agua del océano.

¡Comparte este artículo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

17 + diecisiete =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.