InicioIngeniería Industrial¿Es la bioingeniería lo mismo que la ingeniería biomédica? Cierta confusión en...

¿Es la bioingeniería lo mismo que la ingeniería biomédica? Cierta confusión en torno al término

La reducción del tiempo de comercialización, el aumento de la velocidad de la innovación y el impulso constante para mejorar los procesos se combinan para hacer de la bioingeniería una disciplina de ritmo rápido. La bioingeniería es el estudio de la biomecánica humana y las interacciones dinámicas entre las personas y su entorno.

La bioingeniería suele referirse a disciplinas aplicadas que abordan las necesidades humanas mediante el estudio de los principios de la ingeniería, como la ingeniería biomédica, la ingeniería industrial o una subdisciplina de la ingeniería biomédica basada en la construcción conocida como kinesiología. Sin embargo, muchas organizaciones consideran que la bioingeniería es una disciplina amplia con numerosos campos de aplicación.

Para destacar sus puntos en común, las organizaciones pueden etiquetar sus disciplinas de forma diferente: bioingeniería, ingeniería biomédica o ingeniería de la construcción. En este artículo se explican las diferencias entre estos términos y se analiza a cuál de ellos se hace referencia con más frecuencia cuando se habla de ingeniería en general o de factores humanos en particular.

¿Qué es la bioingeniería?

La bioingeniería es la aplicación de los principios de la ingeniería a los sistemas o elementos biológicos. A veces se denomina ingeniería molecular o de nivel molecular. Aunque el campo de la bioingeniería es muy amplio, se divide principalmente en dos subdisciplinas: la ingeniería biomédica y la ingeniería de la construcción.

Los principios y técnicas básicas de ambas subdisciplinas son similares. Sin embargo, existen importantes distinciones entre las dos subdisciplinas. En la ingeniería biológica se hace hincapié en la biología de sistemas y la teoría de la complejidad, mientras que en la ingeniería de la construcción se hace más hincapié en los principios de ingeniería y el diseño.

BIM – Malla inteligente basada en la construcción

Como su nombre indica, el BIM es un método para diseñar una estructura de abajo arriba. Es decir, se empieza por la estructura y luego se tienen en cuenta factores compuestos, como el suelo, la vegetación, la iluminación, la seguridad, el acceso, las condiciones meteorológicas y las preferencias de los posibles compradores, para diseñar una estructura que se adapte al entorno y a las necesidades de los usuarios previstos.

El BIM es un método basado en modelos informáticos que utiliza la geometría del edificio, los datos climáticos y la infraestructura existente para optimizar el diseño. Suele utilizarse en proyectos de gran envergadura, como edificios altos o puentes. Funciona generando un modelo digital del entorno que se integra con el modelo de la estructura.

Ingeniería medioambiental

La ingeniería medioambiental se ocupa de todos los aspectos que afectan al medio ambiente de una zona, incluidos los factores humanos y naturales. La biodiversidad, la topografía, el desarrollo y las actividades humanas son algunos de los factores que se tienen en cuenta.

La disciplina de la ingeniería medioambiental aborda cuestiones como el agua limpia, la calidad del aire, la gestión de residuos, el cambio climático y la protección de los recursos naturales. También utiliza los principios de la ingeniería para diseñar y analizar los procesos que afectan al medio ambiente.

Ingeniería de la construcción

La ingeniería de la construcción es el proceso de diseño, construcción y mantenimiento de obras civiles, arquitectónicas y mecánicas. Utiliza los principios de la ingeniería, incluidos los materiales y las técnicas de construcción, para resolver problemas técnicos y ofrecer productos de calidad.

Suele aplicarse a grandes proyectos de construcción, pero también abarca proyectos pequeños, como la reforma de una casa, la renovación de una escuela o la construcción de una oficina.

Biofeedback y factores humanos

La biorretroalimentación es un término que describe las sensaciones mentales o físicas provocadas por los estados internos de un individuo, como la frecuencia cardíaca o la temperatura corporal. La sensación no sólo se percibe en la piel, sino también en los músculos, las glándulas y otros órganos internos.

Algunas de las aplicaciones de la biorretroalimentación son el tratamiento de los trastornos de ansiedad, la mejora del sueño y la mejora de las condiciones de las personas con discapacidad. Cuando la retroalimentación es inexacta, la persona que la recibe puede decidir corregir el error o ignorarlo. Este proceso se conoce como control de la retroalimentación.

El campo de la bioingeniería está creciendo rápidamente con la creación de varias subdisciplinas nuevas. Todas estas nuevas subdisciplinas tienen como objetivo abordar las necesidades humanas, como la salud, la seguridad y el bienestar, con soluciones de ingeniería. Como resultado, el término bioingeniería puede ser menos descriptivo y más específico, como ingeniería biomédica o ingeniería medioambiental.

A medida que la tecnología cambia, se crean nuevos retos. Por ejemplo, en un entorno industrial, una máquina que solía funcionar según reglas estrictas puede empezar a funcionar mal de repente. El problema puede deberse a un fallo de diseño o a cambios en el entorno, como el aumento del tráfico o la contaminación. En cualquier caso, la solución puede estar en la bioingeniería.

¡Comparte este artículo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

cuatro × 4 =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.