InicioIngeniería Industrial¿De qué se trata la planificación operativa?

¿De qué se trata la planificación operativa?

Existen dos conceptos que resultan claves para una organización: uno es la planificación estratégica y el otro, la planificación operativa.

Existen dos conceptos que resultan claves para una organización: uno es la planificación estratégica y el otro, la planificación operativa. Lo ideal es que ambos conceptos funcionen tanto teórica como prácticamente, en condiciones de totalidad, deben operar en una relación de continuidad, unificadamente. En realidad estos dos conceptos están formulados para operar en términos complementarios, es decir, pueden y deben operar como en una suerte de cadena de producción.

En términos de “jerarquía” la planificación estratégica tiene un papel mucho más abarcante y de largo aliento en términos temporales. Sin embargo, la planificación operativa es la que permite poner en marcha y mantener en línea los planes y propósitos de la primera. Se pudiese resumir el sentido de cada una de ellas señalando que la primera define el qué, mientras que la segunda permite establecer el cómo. Cada una tiene su importancia en un momento determinado.

La concepción, tanto de una como de la otra, demandan conocimiento y visión en perspectiva. La carrera de Ingeniería Industrial te habilita para vincularte en los mejores términos, con total propiedad, en cualquiera de ellas. Tu formación a través de la Universidad de San Sebastián representa una garantía de claridad, seriedad y profundidad en cada aspecto de las tareas de planificación. En tu sensatez a la hora de elegir la universidad está la clave de tu formación.

¿Cómo se puede explicar y describir la planificación operativa?

En términos globales, la planificación estratégica se despliega  en un contexto mayor y de más largo plazo, pero la planificación operativa posibilita ese despliegue. Si la primera se asemeja a los mapas, la segunda puede asociarse con las carreteras que ponen en comunicación a las distintas localidades o regiones. En esta medida, la planificación operativa se observa en plazos temporales más cortos y con una percepción de resultados más inmediatos.

Este tipo de planificación funciona como el establecimiento de una red de vínculos colindantes y mediatos, entre cada departamento o sección de una organización. En otras palabras, la planificación operativa opera como un sistema en el que la primera acción repercute e influye en la última de las acciones. Esto quiere decir que si alguna acción o actividad planeada no se cumple a cabalidad, el resto padecerá de los efectos de esta falla.

En una empresa es indispensable e inexcusable, el establecimiento de responsabilidades para cada grupo que interviene en el proceso productivo. Pero la organización, coordinación y monitoreo y control que garanticen su cumplimiento, no son menos importantes. Para que el todo funcione a cabalidad, se hace imperativa la satisfacción de las tareas en las que se compromete cada grupo de trabajo. De otro modo no sería posible lograr las metas establecidas.

Las relaciones entre la planificación operativa y la planificación estratégica

Como se puede apreciar y vistas en tanto que sistema o red, las conexiones entre ambas clases de planificación se producen en una relación de continuidad. La planificación operativa funciona como una fase intermediaria entre la estrategia y los fines que se espera alcanzar en un tiempo preestablecido. Define con exactitud, qué hay que hacer en cada instancia de la producción, con cuáles y cuántos recursos y cuánto tiempo debe tomar su realización.

Una planificación de este tipo incluye e implica, al tiempo que establece, precisiones referidas a días y semanas para cada equipo de trabajo. De tales precisiones no se escapan los recursos materiales (materia prima), ni los energéticos ni los humanos. Se trata de ahorrar al máximo, en el uso que se le da a cada insumo, herramienta o maquinaria que interviene en cada fase del proceso. La clave del éxito de cualquier organización está en el ahorro y los beneficios.

¿Sobre quién recae la responsabilidad de diseñar la planificación operativa?

Es evidente que la responsabilidad de diseñar la planificación operativa debe recaer en una persona que esté debidamente capacitada para cumplir con la tarea. Un ingeniero industrial es una persona con esa formación quien, además, cuenta con el beneficio adicional de tener una visión de conjunto de las tareas de producción. No obstante, no se puede perder de vista las ideas de los ejecutivos (o los jefes máximos) de la organización, ellos saben cuáles son las metas reales.

Siendo un profesional de la optimización de operaciones dentro de una organización, un ingeniero industrial tiene las habilidades que se requieren para la planificación operativa. Su trabajo está asociado con su capacidad práctica de extraer el mayor provecho de cada operación o instancia del proceso productivo global. Al mismo tiempo, es un experto en la reducción de costos y en la maximización de los beneficios que una empresa espera obtener.

Ventajas de la planificación operativa

La planificación operativa es un desarrollo que te permite decidir (y saber) quién hace qué, en qué momento y en cuánto tiempo. Tener toda esta información a tu disposición, resulta fundamental para impulsar y garantizar el funcionamiento y el progreso de la organización. Significa tener perfectamente al día cada una de las operaciones en las que se ve envuelta cada sección o departamento. Representa tener un control ajustado y preciso de su productividad.

Si se asume la planificación operativa en términos de un cronograma, tendrás bien definidos los plazos en los que se completa cada elemento del producto final. Esto permite determinar el tiempo general de producción así como la cantidad de recursos que han sido utilizados en cada fase y la totalidad del proceso. En esto se traduce el esfuerzo de optimización de las operaciones por medio de las cuales se manufacturan los bienes de tu empresa.

Ahora bien, ser parte de este proceso representa una responsabilidad que, a fin de cuentas, puede cumplir fácilmente, un profesional formado en Ingeniería Industrial. Un ingeniero bien preparado en el área reúne las competencias que se requieren para satisfacer las exigencias de cualquier empresa. La Universidad de San Sebastián es una institución que tiene la capacidad de educar a los mejores profesionales para ingresar al mercado de trabajo, sus años de experiencia lo certifican.

¡Comparte este artículo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

catorce + 5 =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.