InicioIngeniería Industrial¿Cuántos tipos de sistemas numéricos existen?

¿Cuántos tipos de sistemas numéricos existen?

Desde que se introdujeron en la vida cotidiana de los pueblos, han existido múltiples y distintos tipos de sistemas numéricos.

Desde que se introdujeron en la vida cotidiana de los pueblos, han existido múltiples y distintos tipos de sistemas numéricos. Cada uno de ellos y en relación con la fecha y lugar de origen, han obedecido a los criterios culturales de esa sociedad que los ha creado. Como es de suponer, todos y cada uno de ellos ha sufrido mayores o menores modificaciones, mejoramientos y hasta recreaciones, a lo largo del tiempo histórico.

Desde los iniciales y más rudimentarios sistemas de cuenta, todos han ido progresando en sus condiciones y usos, y en consecuencia, han sido mejorados sistemáticamente. Los sistemas numéricos primigenios no podían ser más que meros rudimentos de contabilidad, sus “aplicaciones” no pasaban del inventario de los bienes que se poseía. ¿Sus herramientas?, muy probablemente no iban más allá de ramas de arbustos, guijarros y los dedos de manos y pies.

Incorporar el conocimiento de los tipos de sistemas numéricos a tu bagaje cultural es fácilmente posible a través de los estudios de Ingeniería Industrial. Para que puedas alcanzar la mejor preparación en esta rama de las ingenierías, lo mejor que puedes hacer, es pensar en una institución de prestigio. La Universidad de San Sebastián es una institución que puede ayudarte a alcanzar tus metas profesionales por medio de concienzudos y exhaustivos planes de estudio.

Historia de los sistemas numéricos (a grandes rasgos)

Cuando la realización de los cálculos se fue haciendo más compleja y exigente, el ser humano se vio en la necesidad de sustituir ramas y piedras. Desde entonces, se creyó en valerse de signos o símbolos que representasen números y cifras presentes regularmente en sus operaciones “aritméticas”, comenzó el proceso de crearlos. Se comenzaron a utilizar otros recursos que la naturaleza proveía en buena cantidad, y los primeros, fueron de origen mineral y vegetal.

Cuando se agotaron las posibilidades de estos recursos, se comenzó a emplear elementos gráficos que remedaban a los antiguos instrumentos de cuenta. De este modo comenzaron a definirse los números y lo hicieron a imitación de las ramas y guijarros originales. La escritura cuneiforme (del vocablo cuña) fue el modo primigenio que adoptó la escritura tanto de la lengua como de los números. Los primeros en efectuar esta práctica fueron babilonios y egipcios hace cerca de 6000 años.

Al principio, se emplearon signos o imágenes que equivalían a cantidades específicas: líneas, figuras de animales o plantas, etc. En la civilización egipcia, la manera de enumerar y hacer operaciones de cálculo se valió de elementos como: la línea, el talón, una cuerda y una flor.  Cada una de estas figuras tenía un valor correspondiente a la numeración actual:

  • La línea: que equivalía a la unidad o número 1.
  • El talón: que equivalía al número 10.
  • Una cuerda: que equivalía a la centena o número 100.
  • La flor: que equivalía a la unidad de mil o al  número 1000.

Para escribir sus cifras usaban como método, la repetición sucesiva de las diversas figuras orientadas en una dirección que iba de menor a mayor. De este modo solían construir y escribir cada una de sus cifras o cantidades.

¿Cómo fue su proceso de evolución?

Para la escritura de las cifras, agregar una figura al lado de la otra tornó las cosas muy complicadas al tratar de escribir cifras grandes. Como respuesta a este problema, se comenzaron a incluir nuevos signos así como algunas reglas que los hicieran funcionar en la combinación de unos con otros. De este modo se consiguió reducir las dificultades y complicaciones a la hora de hacer operaciones aritméticas o escribir cifras voluminosas. Pero aparecieron nuevas complicaciones.

Desde ese momento, se podía escribir cifras o cantidades muy grandes y de manera menos engorrosa y fácil de entender. Sin embargo, este avance imponía la necesidad de tener un conjunto de normas de fiel cumplimiento que permitieran manejar el nuevo lenguaje de manera precisa. Manejar de manera inadecuada los símbolos y los signos usados para calcular o llevar inventarios, podrían inducir a errores que con seguridad perjudicarían toda la contabilidad.

Los diferentes tipos de sistemas numéricos

A lo largo del tiempo histórico y para muchas civilizaciones se diseñaron y perduraron diferentes tipos de sistemas numéricos, pero no son demasiados los que han sobrevivido. Hoy en día se conocen y manejan con mayor frecuencia, cuando menos tres sistemas numéricos: el binario, que tiene base en 2 y sus únicos dígitos son el 0 y el 1. El octal, el cual tiene como base 8 y sus dígitos van del 0 al 7. Por último, tenemos el decimal con base 10 y dígitos que van del 0 al 9.

A la par de esto, aunque mejor sería decir , por encima de estos existen sistemas numéricos que contienen a algunos de los que han sido señalados. Estos otros tipos de sistemas numéricos están agrupados en dos segmentos o bloque mayores:

  • Los sistemas numéricos de tipo posicional: en ellos, el valor que adquiere cada dígito se va a modificar en relación con la que tenga dentro de la cantidad que escribe. Por otro lado, sufre modificaciones como consecuencia del signo que se esté utilizando como referencia. Entre estos sistemas numéricos, tenemos al mencionado sistema decimal que como se dijo, tiene base en el 10 y cuyos dígitos se prolongan del 0 al 9.
  • Los sistemas numéricos de tipo no posicional: en esta variación de los sistemas numéricos, el valor que tiene cualquiera de sus guarismos no está forzado por su colocación dentro de la cifra. El ejemplo clásico de este tipo de sistema numérico son muy conocidos y empleados números romanos.

Los tipos de sistemas numéricos y tu formación

Dominar todos los tipos de sistemas numéricos es una misión que no suele representar una complicación demasiado grande para la carrera de Ingeniería Industrial. Lo que es interesante es que para estudiarla elijas una institución que represente los valores educativos que tú deseas. Para el caso, tienes la Universidad de San Sebastián, cuya finalidad está formada por la consecución de la excelencia.

¡Comparte este artículo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

1 × uno =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.