InicioIngeniería Industrial¿Cómo es la planeación en la línea de producción?

¿Cómo es la planeación en la línea de producción?

La eficiencia en cada una de las actividades de la línea de producción es una condición que una sistemática y precisa planeación debe procurar satisfacer.

La eficiencia en cada una de las actividades de la línea de producción es una condición que una sistemática y precisa planeación debe procurar satisfacer. Ninguna organización pudiera tener el éxito que persigue, si actúa de una manera improvisada y sin coordinación; el orden, la dirección y la coordinación son imprescindibles. Todas y cada una de estas habilidades está llamada a cumplir un papel esencial y determinante de un trabajo de planificación bien realizado.

En pocas palabras, diseñar la forma como habrá de desenvolverse y completarse el proceso en su conjunto, representa concebir una acabada y efectiva planeación. Con ella puedes conseguir todo cuanto te propongas, sin ella solo el azar te pudiera conducir en la dirección de una realización lograda a cabalidad. No es precisamente la buena fortuna (aunque también) lo que un emprendimiento requiere para triunfar en el rudo y arduo mundo de los negocios.

Convertirte en un excelente planificador y así optimizar todas las actividades en la línea de producción demanda tu preparación en el área de la Ingeniería Industrial. Hacerlo de la mejor manera, implica elegir una institución como la Universidad de San Sebastián donde la profesionalidad es la clave de tu educación. Tu papel, tu desempeño y relevancia dentro del cuerpo de profesionales de una organización, se verá potenciado a niveles considerables.

La planeación en tu línea de producción es esencial para tu negocio

En tu línea de producción, las actividades de planeación representan la necesidad de crear un plan de trabajo que responda a las necesidades de tu negocio. Bien puede tratarse de sus habituales necesidades de operatividad o bien, de satisfacer con responsabilidad, las relaciones con tu cartera de clientes y sus demandas. Este trabajo tiene como parte de sus condicionantes, cinco clases de elementos:

  • Los recursos humanos: esto implica, tener conocimiento exacto del número de trabajadores de los que se dispone, de sus capacidades y su ritmo de trabajo.
  • Los insumos que hacen falta: es necesario que la planeación incluya las condiciones del inventario y las posibilidades de proveer lo que se necesite en un tiempo prudencial.
  • Los lapsos de entrega de cada pedido: es este un tema de gran importancia, de él depende la fidelidad (y la continuidad en las operaciones) de los clientes con los que cuentas.
  • La capacidad que tiene la maquinaria para operar a un grado de intensidad determinado: es necesario conocer a fondo las posibilidades operacionales que tienen tanto tus herramientas como tu maquinaria. No te será posible forzarlas más allá de esas posibilidades (o capacidades), para poder cumplir con las fechas de entrega.
  • La distribución de tus productos o servicios: para poder satisfacer esta inapelable necesidad, tienes que tener bien claras las capacidades y disponibilidad de tus vehículos de transporte. De otro modo, te será forzoso tener que arrendar vehículos adicionales en caso de necesidad.

La planeación cuenta con el apoyo de la tecnología

Originalmente, el proceso de planeación se efectuaba a mano y con los instrumentos que eran los acostumbrados entonces: el lápiz y el papel. El responsable de las tareas de planeación era una persona bien organizada y con gran memoria, esto ya no es tan necesario a día de hoy. Tener a la disposición todos los datos que hacen falta, se logra con los recursos que las tecnologías de la información proveen. El ingeniero pone lo que a las máquinas les falta: la visión de conjunto.

A la par de todo esto, ya existen programas informáticos de planeación que ayudan a facilitar considerablemente el trabajo. Hoy en día se usan habitualmente los sistemas de planeación de los recursos de las empresas (o ERP por sus siglas en inglés). Estos programas ya incluyen entre sus funciones, la mayor parte de las operaciones (ya mencionadas) que se llevan a cabo en una organización. Con tales programas resulta más llevadera la tarea de planificar la producción.

Esos programas informáticos para la planeación cuentan con numerosas ventajas respecto del modo tradicional de planificar. Pero el más significativo y valioso de todos, es que contribuye a una mejoría sustancial de las tareas de producción. Como consecuencia hacen posible el incremento de sus capacidades productivas habituales. No existe empresa u organización que no desee mejorar el proceso de producción, tanto como aumentar sus niveles de fabricación y distribución.

Rigores potenciales de la planeación en la línea de producción

La planeación, aún con la ayuda de los softwares especializados, no resulta inmaculada o intachable, siempre habrá problemas imprevistos que deban resolverse sobre la marcha. A esta clase de percances se les suele denominar como “desviaciones” respecto de las propuestas originales y cada organización tiene que atenderlos cuando se presentan. Esta atención implica, en alguna medida, contar con un plan B que sirva como compensación a las alteraciones inesperadas.

¿Qué significa tener un plan B? Puede ocurrir que la materia prima utilizada en un producto no fue suplida a tiempo o que el inventario del que se disponía se agotó. Una situación tal obliga a la empresa a retrasar su producción. Entonces, tal vez convenga iniciar la elaboración de otro producto mientras se subsanan las fallas del primero. Este es un caso que debe tener en cuenta el ingeniero industrial y debe encontrar una respuesta que impida que la empresa detenga sus operaciones.

La planeación es una actividad creativa

Más allá de automatismos e IA, la planeación en la línea de producción es una labor que no podrá prescindir del factor humano. Es una actividad que debe resolver imponderables que máquinas o programas no pueden atender, para eso el hombre es imprescindible.

La capacidad de resolver problemas de planeación dentro de la línea de producción, es un atributo que puede adquirirse en la carrera de Ingeniería Industrial. Tu preparación en esta área es altamente posible al ingresar en una institución como la Universidad de San Sebastián, en ella puedes formarte con propiedad. Se trata de una entidad en la que la calidad de sus profesionales es la guía de su trabajo educativo.

¡Comparte este artículo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

3 + uno =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.